Deshaciéndose de las distracciones

HomeProductividad

Te has preguntado ¿Cómo puedo dejar de desconcentrarme y aprovechar mejor mi tiempo?


Las distracciones son el peor enemigo de la productividad, especialmente para trabajadores remotos. A pesar de estar un poco obsoleto, una encuesta del 2006 de Salary.com descubrió que el empleado promedio desperdicia por lo menos dos horas al día debido a distracciones y estas pérdidas de productividad les cuesta a las compañías $544 billones al año. Es probablemente razonable asumir que estos números han ido en crecimiento desde ese entonces, ya que más y más distracciones están siendo introducidas en nuestras vidas diarias (Osman, 2019).

El primer paso para vencer sus distracciones es hacer una auditoría de tiempo para entender en dónde está perdiendo su tiempo. Puede utilizar una herramienta de rastreo de tiempo como RescueTime para ver cuánto tiempo pasa en ciertas páginas y categorías.

Después de identificar cómo usa su tiempo, puede tener un horario que se usará para cumplir con tareas necesarias cada día, usando bloques de tiempo – como checar emails. Hablando de emails, de acuerdo con McKinsey Global Institute, la gente pasa hasta 13 horas en promedio viendo su correo cada semana, ¡lo que se traduce a un 28% de su semana laboral!


Al momento de planear bloques de tiempo, sea realista sobre cuánto tiempo requiere para completar tareas distintas. Trate de sobrestimar su involucramiento en varias tareas y proyectos, para tener espacio para retrasos u ocurrencias inesperadas. Si usted termina en menos tiempo del esperado, entonces usted tendrá tiempo extra para hacer otras tareas o simplemente descansar (Osman, 2019).

No haga varias cosas a la vez (Multitasking)

La gente piensa que hacer multitasking es útil, pero de acuerdo a los estudios de un neurocientífico de MIT, el hacer multitasking hace que uno cometa más errores, arruina la productividad, y bloquea el pensamiento creativo. El multitasking hace que su cerebro gaste energía de más al pasar de una tarea a otra. En contraste, el pensamiento innovador viene de periodos prolongados de concentración.

Enfóquese en las cosas menos importantes en otro momento

Durante el día laboral, es muy fácil distraerse por cosas que no son urgentes. Si no es urgente, debemos resistir a la tentación de tener que arreglarlo en este momento.

¿Por qué? La mayoría de las personas necesitan por lo menos unos 25 minutos para volver a concentrarse después de haberse distraído. Si algo surge, usted puede enfocarse en eso si es necesario, junto con una fecha para su terminación. Esto “entrena” a sus contactos a entender de que usted es una persona ocupada, no puede dejar de hacer cosas de inmediato, y que deberían respetar su tiempo.

Remueva las distracciones

Además de algunos asuntos con la concentración, lo mejor es que también remueva distracciones físicas o asuntos que puedan distraerle de su zona de trabajo.

Si ve que checa sus correo frecuentemente o sus redes sociales, puede usar apps como StayFocused para bloquear el acceso a ciertos sitios web. Si es usted del tipo que revisa su teléfono a cada momento, es mejor que lo apague y lo mantenga en un lugar lejano mientras trabaja. Y si Facebook es un gran problema para usted. Pruebe esta extensión de Chrome de Facebook News Feed Eradicator.

Lo externo influye en lo interno

Como se ha visto anteriormente, organizar el entorno influye para mejorar la productividad. Así también, la manera en la que acomodamos el entorno también influye en las distracciones. La primera recomendación es trabajar con luz natural ya que, según estudios, de esta manera se incrementa el nivel de energía en comparación de trabajar con luz artificial y, por lo tanto, es más fácil enfocarse. Asimismo, lo ideal es tener una buena silla para evitar distraerse con los dolores que puede provocar estar sentado de manera inadecuada o incómoda. Es importante también tener un calendario para organizar las tareas ya que de esta manera es más fácil que la mente se enfoque en lo que se debe hacer ese mismo día y no distraerse de las tareas del resto de la semana.  Es esencial mantener orden, antes de irte del lugar de trabajo, deja todo limpio y ordenado de manera que, cuando regreses el siguiente día, se perciba orden y sea más fácil enfocarse sin distraerte con el desorden o suciedad (Osman,2019).


Referencias:

Osman, M. (2019) Trabajando de manera remota: todo lo que usted necesita saber antes de hacerlo. Recuperado de https://kinsta.com/es/blog/trabajar-de-forma-remota/

Escrito por
Daniela Benavides